El nuevo estado de alarma. Con Andreu Jaume, Jordi Cañas y Josu Miguel de Barcena

0
5256

Barcelona,  30 de octubre de 2020;

En CLAC ya debatimos sobre el estado de alarma en la primera ola de la pandemia, una medida que se tomó con (más) escrúpulo y con un control parlamentario quincenal. Aún así no nos conformamos y ya en ese momento citamos a Josu de Miguel y Teresa Freixes para que nos explicaran los flancos y lagunas de esta medida en este vídeo que les recordamos.

Sin embargo la situación ha cambiado, estamos ante una situación excepcional y controvertida que, como bien apunta Andreu Jaume,  se ha aprobado con falta de todo , hasta de decoro parlamentario.

Josu de Miguel destaca los nuevos conceptos de «desescalada» y «co-gobernanza» que venían a decir que habíamos derrotado el virus y que las CCAA debían empezar también a tomar medidas. Muchas voces ya hablaron, voces jurídicas, que la legislación debía haberse modificado , especialmente por la limitación de derechos que debe hacerse en las Cortes Generales. Los estados de alarma es un «paraguas» jurídico pero este decreto de alarma, al final, se traduce en una suerte de » 17 de estados de alarma»; es el Estado quien debe decretar el cierre las fronteras autonómicas y no la CCAA, por no hablar de los confinamientos de municipios que podría hacerse perfectamente con la legislación ordinaria sanitaria y no por estado de alarma. Una situación esquizofrénica que presenta contradicciones. Es un problema constitucional pero, especialmente, de eficacia.

Jordi Cañas empieza con una pregunta, ¿esto para qué sirve? ¿para, efectivamente, proteger a los derechos individuales o para proteger a los que gobiernan? ¿para amparar las decisiones políticas? El problema es fácil de acotar, se llama: Pedro Sánchez Castejón. Preocupa la falta de controles democráticos impropios de una democracia liberal. ¿Quién defiende nuestros derechos? ¿Quién?

Esta situación «excepcional» tomada como algo «normal» pudiera parecer la constatación de la propia desorientación de los poderes públicos añade De Miguel. Cañas introduce en el debate si toda esta situación no es también un cuestionamiento de la propia democracia.

No les adelantamos más, les dejamos toda la conversación en este link:

https://youtu.be/XN4xdFzcq48

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios