Coloquio homenaje a Josep Tarradellas

0
2821

18 de octubre.Archivo de la Corona de Aragón.

La exposición “President Tarradellas”, inaugurada el pasado 6 de octubre, sigue con su programa de actos para homenajear al ex President.

El pasado martes 18 tuvo lugar un coloquio en la sala de actos del Palacio de los Virreyes de Barcelona con una conferencia en la que han participado Valentí Puig, Jordi Canal y Manel Manchón, además del director y la presidenta del Centro Libre. Arte y Cultura (CLAC), Andreu Jaume y Teresa Freixes, respectivamente.

Jaume ha introducido a los conferenciantes y ha destacado que el archivo de Tarradellas no solo es un cumulo de notas, documentos y fotografías, también es una gran biblioteca que fue realizando con el tiempo el president. El director de CLAC ha hecho especial mención a la “impresionante colección de libros de Montaigne”.

El escritor Valentí Puig ha celebrado el tributo que CLAC -en colaboración con el Arxiu Montserrat Tarradellas i Macià de Poblet- rinde al que fuera primer presidente de la Generalitat de Cataluña tras una larga dictadura con una selección del archivo del president que se presenta por primera vez más allá del acceso a los investigadores.

Puig ha definido a Tarradellas como “un estadista” y ha recordado unas palabras suyas sobre Jordi Pujol: “Está vendiendo Cataluña como si fuéramos bolsas de azafrán”. El escritor ha lamentado, en esta línea, que “no queda casi nada” en Cataluña del legado político e intelectual del president ya que este “tenía un gran respeto por el Estado”.

Jordi Canal ha incidido en que Tarradellas fue “un hombre de gobierno o un hombre de Estado”; y esto, en opinión del historiador, debido a su vivencia en el exilio. Un nivel político que también advirtió Josep Pla y dio cuenta de ello. Y que Canal no tiene duda: “Fue un político de primera línea”.

 Canal ha asegurado que el president mantuvo la dignidad de la Generalitat en el exilio y creó “un puente con el pasado, pero un puente repensado”; que no le sirvió, según el historiador, para librarse de las críticas y el olvido institucional que el nacionalismo ha ejercido sobre la figura de Tarradellas.

Por su parte, Manel Manchón ha desgranado dos ejes fundamentales de la política de Tarradellas durante el breve tiempo que va desde el final del franquismo hasta el final de su corta presidencia tras la dictadura, ya en Barcelona. Y ha advertido de la pérdida del relato que la izquierda catalana ha hecho de la figura del president, operación que vinculan a la derecha española pese a que “fue todo lo contrario” y Adolfo Suárez no optó por la operación Tarradellas hasta después de las elecciones de 1977.

En cuanto a los ejes, el periodista ha señalado que Tarradellas “estaba obsesionado” en que la administración de la Generalitat restaurada debía ser “eficaz” para los ciudadanos, elemento que engarza con el catalanismo del siglo XIX. Y, también, que Tarradellas defendía una administración autonómica pequeña pero con recursos, sólida y con un autogobierno fuerte pero siempre vinculado al Estado.

Finalmente, la directora del CLAC ha puesto en valor la exposición “President Tarradellas”, por el valor archivístico y político que supone abrir al público un legado como el que figura en Poblet. Así, Teresa Freixes ha destacado que el president completaba cada día una ficha y que estas están todas en el archivo, que permite, por lo tanto, ver la evolución de Tarradellas desde la II República hasta la Transición.

Freixes ha defendido la figura de Tarradellas, lo ha situado en el marco legal de la Transición, recordando que el president se hizo investir por Suárez y ha destacado que “lideró un gobierno de unidad” para un momento histórico, pues era consciente del momento que se estaba viviendo. “El legado de Tarradellas tiene un valor intrínseco que no se lo hemos reconocido. Hemos de conseguir que ese valor se le reconozca”, ha añadido.

 

No hay comentarios