«Carlos Barral jamás bajó la guardia en la búsqueda de su estilo»

0
1807

El Centro Libre. Arte y Cultura (CLAC) presentó el pasado 4 de mayo en Barcelona, la poesía completa de Carlos Barral, en una edición a cargo de nuestro director, Andreu Jaume, bajo el título ‘Usuras y figuraciones. Poesía completa’. Para presentar el libro del reconocido poeta barcelonés, CLAC invitó a Malcolm Otero, nieto de Carlos Barral y al novelista Gonzalo Torné para conversar a cerca de la figura del autor.

La edición del libro de poemas de Carlos Barral corría a cargo del reconocido filólogo Andreu Jaume, quien quiso que el acto reconociese “la condición de poeta de Barral, tal como él se sabía a sí mismo”. A pesar de la disparidad y variedad de géneros que cultivó a lo largo de su vida “Carlos Barral fue desde el principio y hasta el final de su vida un poeta», sentenció Jaume, quien aprovechó para reivindicar para el poeta un mayor reconocimiento por parte de las autoridades barcelonesas. El filólogo zanjó con esa petición la presentación del acto para dar la palabra a Gonzalo Torné, a quien presentó como “el mejor novelista español contemporáneo”.

El novelista barcelonés quiso comenzar el homenaje a Barral hablando de una faceta menos conocida del poeta, la que se deja ver en sus memorias. Torné escogió el género para relatar la doble dimensión trágica que, a su juicio, contienen las memorias del poeta barcelonés. “Las memorias de Barral evolucionan, comienzan con la grisura del franquismo y acaba con un mundo social que mejora”, explicó para luego añadir que, en cambio, el texto arranca con la vitalidad, la juventud y la vida social de Barral durante el franquismo, cosa que se desvanece, esa alegría de juventud, es las páginas finales. La otra cara trágico del libro de memorias es que se encuentra, según el novelista, “recorrido por una tragedia personal: el aplazamiento de la vocación de Carlos Barral de poeta”.

Gonzalo Torné habla de las memorias de Carlos Barral

Fueron varios aspectos de la figura de Carlos Barral los que eligió Torné para elogiar en la presentación. En primer lugar quiso destacar la facilidad con la que el poeta combinaba dos de sus virtudes, como según el novelista eran la “enorme capacidad de seducción” de Barral sin dejar ni un momento de contar con “una mirada muy comprensiva con los defectos y las imperfecciones de las personas que le rodeaban”. Una dualidad que, según quiso destacar Torné, hizo que Barral destacara también en una faceta aún menos conocida, la de retratista.

Malcom Otero Barral, nieto del poeta y actual editor reconocido, quiso remembrar algunos de los recuerdos que conservaba de su abuelo, como lo fueron sus inicios en la poesía. Acabó reivindicando que “todo lo que queda de Carlos Barral es su poesía”, explicando que “todo el mundo de Barral: sus amigos, sus personajes, su playa, su Barcelona… va desapareciendo”.

Andreu Jaume dio la puntada final al acto poniendo de relieve la “enorme capacidad de resistencia” que exhibió Carlos Barral a lo largo de toda su etapa como escritor, ya que, en opinión de Jaume, contrariamente a lo que muchos de los contemporáneos de Barral hicieron, el poeta -tanto en verso como en prosa- “buscaba ganar en estilo”, una batalla en la que, según Jaume, Barral “jamás bajó la guardia” y tampoco abandonó “el pulso que mantenía con la lengua castellana”.

No hay comentarios