Blanca García: “¿Es Nazarín una película cristiana?”

0
1768

El pasado sábado 30 de abril el CLAC proyectó en el Reial Cercle Artístic de Barcelona la tercera película del ciclo que estamos llevando sobre el universal director de Calanda (Teruel) que cuenta con la colaboración de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México).

En este caso se trataba de Nazarín, un película de 1959 que supuso la personal adaptación de Buñuel de la obra de Benito Perez Galdós (1895) del mismo nombre. Destaca la interpretación de Francisco Rabal encarnando el papel del sacerdote obrero. Esta es la primera película de la trilogía: Nazarín, Tristana y Viridiana.

El articulista en el Español y ensayista Pablo Muñoz mantuvo un posterior coloquio con Blanca García, colaboradora de la revista Lumière.

García lanzó la pregunta al público ” ¿Es Nazarín una película cristiana?” que dejó reflexionando a los asistentes y cuya duda se despejó tras el visionado del film.

Muñoz destacó el final de Nazarín que se diferencia de la novela galdosiana en que en Buñuel “las visiones de la película no las tiene el sacerdote sino el resto de los personajes”. Añadiendo una particular nota surrealismo y llena de transiciones entre lo real y lo soñado, entre lo deseado y lo que se estampa en la cara del pobre padre Nazario, un ser incomprendido.

Blanca García recuerda que Nazarín es desposeído de sus funciones eclesiásticas y pasa a formar parte de la vida civil pero sin someterse a sus leyes. Pero tampoco es un hereje. Añade Muñoz que “Buñuel crea así un espectro de ambigüedad”. Sin tomar un posicionamiento moral como si ocurre en otras películas de su triología.

Cada uno de los personajes recibe una condena al acabar la película, la de Nazarín es “darse cuenta de que su vida no tiene ningún sentido, que no ha servido para nada”. Todo por quedarse obstinado en el dogma.

Las acciones del padre Nazario empiezan a hacer daño, a tener consecuencias, al querer llevar sus creencias hasta las ultimas consecuencias:su dogma católico.

Blanca García concluye que Nazarín no es una película católica pero tampoco anticatólica o anticristiana. En Nazarín no te puedes posicionar, no hay distinción del bien y el mal, simplemente la vida se ha caído encima. Es por tanto una película atea que es además como se define Buñuel al final de sus días.

http://

No hay comentarios